Monetización de una APP

Posted on Posted in Blog

La publicación de una app y su rentabilidad es cuestionada continuamente pues hay un alto porcentaje que no consigue sobrevivir en este sistema de servicios móviles y, además, sobre el sector sobrevuelan mil y una falacias que intentaremos desmentir. Si ya habías investigado anteriormente o si te mueves en círculos cercanos al sector de las APPs posiblemente te suene términos como freemium, versión lite o in-app; términos que nos indican distintas formas de sacar rendimiento económico a nuestra propuesta de aplicación. A continuación, te contamos como funciona la monetización de una APP.

 

En primer lugar, deberíamos tener claro que nuestra “buena idea” puede no ser tan privativa, puede no ser económicamente rentable y, sobretodo, puede que no hayamos dibujado correctamente la que sería su función real en la sociedad. Por eso, nos conviene tener un plan de monetización del producto desde el principio y nunca lanzar la aplicación al mercado y barajar las oportunidades en el mismo campo de batalla: establecer la estrategia a seguir es una prioridad.

La primera cuestión a tratar es obvia, pues nuestra app debería tener un precio de descarga, a pesar de que el grueso de la oferta de apps sea gratuito. Para calcularlo tenemos que ser conscientes del grado de exclusividad, utilidad y adicción y compararlo con la multitud de aplicaciones gratuitas disponibles. Si el usuario se encuentra con una aplicación que puede prestarle los mismos servicios que la tuya y, además, sin ningún coste, no tendrá dudas sobre cuál escoger. Como prueba podemos ver el Top Grossing (top por ingresos) y comprovar cómo entre las veinte primeras apps solo hay dos o tres aplicaciones de pago. Es decir, el primer dato que debemos asumir es que el 90% de las apps descargadas son gratuitas.

Una buena forma de empezar con la monetización es ofertar una versión gratuita o de prueba (versión reducida, demo, Lite) y otra de pago (versión completa, Full). Si tu app cubre una de las necesidades del consumidor y le prestas un servicio básico, pero de calidad, no dudará en pagar para tener un acceso completo a la aplicación. Además, hay que tener en cuenta que, aunque consigamos que el usuario compre la descarga de la app, las plataformas de descargas se quedarán con más o menos el 30% de los beneficios.

Otra posibilidad en el proceso de monetización de una APP es la compra in-app, es decir, compras encubiertas y ofrecidas en el interior de la aplicación para su mejora, expansión, etc. Es el caso de muchos juegos, donde se te presenta la opción de pagar pequeñas cantidades para comprar tierras, armas, pasar rápidamente de nivel o simplemente para poder seguir jugando. Esto puede aportar un dinero extra al precio inicial de descarga de la app.

Una de las estrategias de monetización más conocidas es la publicidad. Un método para rentabilizar cualquier proyecto que, aplicado al sector de las apps, puede llegar a ser muy eficaz gracias a la especialización de éstas. Por ejemplo, teniendo en cuenta la categoría en la que se engloba tu app, el sector al que va dirigida y elaborando una estimación de su repercusión entre los usuarios podremos adaptar la publicidad y personalizarla. Para insertarla en tu app solo debes escoger una de las redes de publicidad móvil (AdMob, InMobi, Mobfox, MobPartner, Kiip, Madvertise, iAd o AdColony) y descargar el software correspondiente. Tus ingresos dependerán del número de clics que hagan los usuarios en los anuncios y del precio por clic que hayas pactado con la empresa publicista. Esta estrategia ofrece pequeñas cantidades económicas que no se convertirán en grandes ingresos hasta que no haya un gran flujo de usuarios en la aplicación.

De la misma forma que se introduce publicidad en tu app, también puedes instalar anuncios de otras apps que estén relacionadas con la tuya por la temática con la intención de que los usuarios hagan clic y se las descarguen. Por cada descarga de aplicaciones también te verás recompensado.

Por otra parte, una idea más a medio-largo plazo es el patrocinio de una marca o empresa conocida en nuestra región de comercialización. Para ello, nuestra app debe poseer un número considerable de usuarios, hecho que respaldará la credibilidad de nuestros servicios mediante la recomendación y patrocinio de una pyme o gran corporación.

Por último, también cabe destacar otra forma de monetización de una app de descarga gratuita: apps de compras. El cliente no pagará nada por la app, ni siquiera en versión completa, sino que será a partir de las compras, reservas y contratación de servicios a través de la app como obtendremos beneficios.

En definitiva, un mundo de posibilidades, de múltiples combinaciones que pueden hacer que tengas ingresos por distintas vías, pero que debes estudiar meticulosamente y dejar claro desde el momento de su creación. Del tipo de monetización que elijamos puede variar hasta el formato de la APP, llegándose a ver juegos que no lo habían previsto y se han encontrado con que su pantalla no dispone de bastante sitio para la publicidad, para una pestaña de comprar, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *