La incalculable evolución innovadora: AMAZON

Posted on Posted in Blog

En 1994, Jeff Bezos fundó Cadabra, la empresa que un año más tarde pasaría a ser Amazon. Esta compañía empezó en julio de 1995 con la venta de libros y, apenas 2 meses después, ya estaba operando en casi todo EEUU y en 45 países de todo el mundo. Es decir, la primera idea que podemos extraer podría ser la de la internacionalización de Amazon desde el primer momento.

El crecimiento de Amazon está pensado en el largo plazo, en una idea futurista de anticiparse a los perfiles de compra mediante técnicas muy actuales y mediante el buen reconocimiento por parte de los usuarios. La empresa es conocida públicamente por la gran cantidad de productos ofertados, tanto físicos como digitales. Además, en los últimos años ha ganado mucha reputación gracias al buen uso de su CRM (servicio al cliente). Como podemos comprobar, Jeff Bezos, su fundador, ha sido pionero en la incorporación de nuevos métodos de venta y personalización, como por ejemplo, la experiencia de comprar en línea mediante el botón “One Click Shopping” (comprar con un clic). Estos pequeños cambios son evoluciones muy concretas que analizadas individualmente no significarían un gran cambio económico para la empresa, pero analizada globalmente, como un todo, sus múltiples líneas de evolución han situando la empresa entre las mayores proveedoras de IT a nivel mundial.

También podemos observar la evolución desde otro ángulo más técnico, fijándonos en su sistema de web. En un primer momento, la empresa habilitó una web 1.0 que ofrecía la información a modo de catálogo de compras. Con la web 2.0 ya se dió un gran salto, utilizando las redes sociales y alimentando los comentarios de la página, monitoreando y aprovechando los nuevos lazos de comunicación y marketing entre empresas. Finalmente, la web 3.0 dió el toque de evolución digital necesario, con la transformación y compaginación de las bases de datos inteligentes que enlazan la información de los usuarios y crea perfiles de gustos, de sugerencias y personalización de intereses.

 

Amazon es muy reservada y selectiva a la hora de proporcionar información sobre sus datos de venta, de crecimiento, de bolsa, etc. Otras empresas que también cotizan en bolsa, como Apple o Microsoft no abren toda su información, como es lógico, pero de ellas podemos conocer el precio medio de venta, el crecimiento estimado, el número de clientes, etc. Amazon no proporciona ni el número de lectores conseguido desde 2007 por la salida al mercado de Kindle.

Además, cuenta con los AWS (Amazon Web Services), que a pesar de representar menos de 1% de los ingresos, poco a poco va abriéndose camino en la nube. Otras de las herramientas más positivas y revolucionarias de Amazon son: S3 (Simple Storage Service), su sistema y servicio de almacenamiento en la nube; EC2 (Elastic Compute Service), haciendo que el procesamiento se haga en la misma nube (como en el caso de Google Docs); y su marca cada día mejor posicionada, Kindle. Es a partir de estos avances cuando la empresa se sitúa por delante de la competencia y como principal suministradora de IT a nivel mundial.

De estos altibajos se extraen multitud de opiniones, desde los que dicen que Amazon con solo “darle a un botón” podría comenzar a generar beneficios, mientras que otros piensan que eso no es posible. Otros también opinan que el secreto está en el equilibrio entre los dos términos. En definitiva, la liquidez de la empresa no ha dejado de aumentar aunque cada vez reinvierte una mayor proporción de sus ingresos. Podemos dividir estas reinversiones en tres puntos principales:
– Nuevas líneas de negocio: la marca Kindle, los contenidos o AWS
– Nuevos centros logísticos: ya superan los 80 en todo el mundo, sinónimos de la expansión de Amazon
– Personal: su continua ampliación ya supera los 88.000 trabajadores

Por tanto, debido a la reinversión en uno mismo, sacar estadísticas claras y meticulosas es prácticamente imposible. De hecho, Eugene Wei declaró (después de trabajar 7 años con Amazon) que aunque algunos márgenes de venta puedan ser negativos o nulos con la gran mayoría salen ganando y que analizar sus márgenes de ganancias no tiene demasiado sentido porque lo ganado por un lado se reinvierte en otra área de negocio distinta. Es decir, a partir de los datos de que disponemos solo nos queda la especulación económica para poder hacernos una “idea redondeada” de cuánto dinero estamos hablando.

Amazon queda, entonces, como uno de los mayores suministradores de IT a nivel mundial que, a la vez, es unos de los que menos información ofrece a los medios o al público en general. Mucho crecimiento y pocos datos, posiblemente deberemos esperar unos años más para saber más exactamente las cifras y los datos de este magnate de las ventas online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *