Coworking

Posted on Posted in Blog

Aunque el coworking ya está bastante instalado en nuestro alrededor, la mayoría de nosotros aun no tenemos nada claro qué significa, qué engloba, a quién afecta, etc. A pesar de ser un término anglófono y su actividad empezó hace pocos años en EEUU, es una práctica muy extendida por nuestras ciudades y empezamos a ver su actividad en prácticamente todos los sectores de nuestra sociedad.

Exactamente, coworking (trabajo cooperativo, “cotrabajo”) implica a profesionales de diferentes sectores, autónomos, emprendedores y empresarios que comparten el mismo espacio físico para trabajar en sus propios proyectos. Es decir, hablamos de un conjunto de personas que unen sus lugares físicos de trabajo, no solo con la intención de compartir gastos sino con la idea de tener todo lo bueno del trabajo independiente y todo lo bueno del trabajo colaborativo en un mismo lugar. Una complementación perfecta, negociada y que está dando resultados muy competitivos. Nos situamos frente a una nueva forma de trabajar que rompe con los esquemas clásicos y se extiende rápidamente por los países con una mínima base tecnológica.

 

En el 2007 nació WorkingSpace, uno de los primeros espacios de coworking de España, en Madrid. Su fundador lo convirtió en uno de los espacios de trabajo colaborativo más importantes de la capital. Más tarde, en 2009, abrió sus puertas Freeland, otro de los espacios pioneros del sector en Madrid, aportando otra propuesta basada en un espacio diseñado para motivar la interacción entre los usuarios y el pensamiento creativo e innovador. Asimismo, Barcelona es conocida por ser una de la ciudades más multifacéticas del mundo, hecho que ha servido para que un movimiento como el coworking haya logrado una evolución y una acogida no conocida hasta la fecha. Además, revistas especializadas, como Quartz, han señalado a Barcelona y Las Palmas como las mejores ciudades españolas para hacer coworking.

En las redes sociales son innumerables los grupos relacionados con el coworking, ya existen revistas tecnológicas exclusivas y muchas otras, como las de emprendedores, parques tecnológicos, incubadoras, etc. que también cubren gran parte de sus publicaciones tratando esta nueva forma de colaboración laboral. A parte, páginas como las de emprendedores, los blogs tecnológicos o las agencias de colocación exponen más detalladamente el funcionamiento de casos reales y proponen nuevos grupos de colaboración.

La cantidad de ofertas de coworking consultable en sitios web aumenta cada día y, en resumen, se abre así todo un mundo de posibilidades por explotar e ideas para desarrollar. Ya no existen excusas, si tienes tu idea no lo pienses más y únete al movimiento, seguro que hay más gente que busca o necesita personas como tú para llevar sus proyectos adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *